Inicio > investigaciones > Manos libres, manos sucias

Manos libres, manos sucias


La cooperativa textil Manos Libres de Berisso comenzó a funcionar en el 2007, en la confección de guardapolvos para el Estado. Su fundación estuvo atada al “Movimiento Evita”. En la actualidad, catorce de sus dieciseis asociados se encuentran excluidos de la cooperativa. Denuncian falsificación de firmas, falsedad de la personería jurídica y malversación de fondos por parte de algunos de los dirigentes del movimiento.

Por Paula Guarnieri, Lorena Vincenty y Melina Sisterna

La Cooperativa Textil Manos Libres funciona en el Polígono Industrial de Berisso. Dicha asociación nació en el año 2006 compuesta por dieciseis desocupados, militantes del Moviendo Evita, bajo la Resolución 3026/06 (ex 2038/03) creada para la regulación de las cooperativas de trabajo. Esta resolución establece que las personas en vulnerabilidad social, que se encuentran fuera del sistema laboral y que cobran el Plan Social del Gobierno -Plan jefes y jefas de hogar- pueden acceder al sistema de trabajo cooperativo. La resolución serviría, entonces, como una herramienta para la formalización de los trabajadores, para luchar contra la exclusión, el desempleo y la informalidad de las personas en situación de pobreza. Con la creación de puestos de trabajo a través del desarrollo de un proyecto colectivo, se pensaba en la inclusión social a través de una identidad cooperativa basada en principios y valores.

En este contexto y conformada por militantes del Movimiento Evita, comienza a gestarse la cooperativa Manos Libres. En enero del 2007 se termina de inscribir en el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), en el Instituto Provincial de Acción Cooperativa (IPAC) y en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), como Cooperativa Efectora (Resolución 3026/06 ex 2038). De esta manera, una vez regulada, la cooperativa comenzó a trabajar en planes nacionales de empleo como confección de guardapolvos. Desde el Movimiento Evita, por su parte, se designó a Mariano Martorelli, como encargado de llevar a cabo la organización de las capacitaciones y la puesta en marcha de la cooperativa.

En la actualidad, catorce de los dieciseis asociados fueron excluidos arbitrariamente de la cooperativa. Los miembros fundadores de Manos Libres denuncian que desde un principio, esta cooperativa fue manejada de forma irregular por dirigentes del Movimiento Evita y acusan:

  • Falsificación de la personaría jurídica.
  • Falsificación de firmas: los directivos denuncian que las firmas del acta constitutiva fueron fraguadas. En la actualidad se encuentran a la espera de la resolución de la Justicia, ante la que se ha realizado el pedido de un perito caligráfico que confirme sus dichos.
  • Malversación de fondos.

Y finalmente con todo esto se llegaría a un incumplimiento de artículos de la Resolución 3026/06 ex 2038, creada para regular las cooperativas de trabajo y violación del espíritu cooperativo y de todos los principios del cooperativismo, regulados en Argentina desde el 2 de mayo de 1973 por la Ley de Cooperativas Nº 20.337.

Falsificación de la personería jurídica

En el Registro Provincial de Cooperativas, dependiente del Ministerio de la Producción, la cooperativa fue inscripta de la siguiente manera:

Tipo: Emergencia ocupacional 3026/06 (ex 2038/03).

Actividades: Vivienda.

Productos que ofrece: Construcción de viviendas individuales y colectivas y de toda obra afín.

Aquí se puede ver una falsificación en torno a la actividad que se realiza, ya que desde un principio es una cooperativa textil que se dedica a la producción de guardapolvos, ambos de trabajo, pantalones deportivos, etc.

No sólo aparece aquí una falsificación, sino también una contradicción con el Estatuto Social asentado en el Ministerio de Desarrollo Social, dentro del INAES. Allí, el artículo 5 establece: “que la cooperativa tendrá por objeto asumir por su propia cuenta, valiéndose del trabajo de sus asociados, las actividades inherentes a: 1- la confección textil industrial en serie, confección de ropa fina, lencería, entramado, diseño y realización de modelos de temporada (…)”.

Hasta la actualidad, Manos Libres continúa figurando como Cooperativa de Vivienda. En el IPAC, aunque aclaran que el caso ya está siendo evaluado, no confirman oficialmente el motivo por el cual figura de tal forma. Fuentes oficiales del I.P.A.C que esto podría estar relacionado con los subsidios que en el 2006 le fueron otorgados a las cooperativas inscriptas en carácter de vivienda.

Falsificación de firmas

“…No conocíamos el estatuto, ni cómo se conformaba una cooperativa. Supuestamente había un reglamento interno” afirmó María Belén Espeche, asociada de Manos Libres.

Cuando los asociados vieron por primera vez los documentos del acta constitutiva, negaron haber firmado aquellos papeles. Por ende, las firmas estarían falsificadas y desde el acta misma de constitución, la información habría sido adulterada y ocultada a los asociados:

Juan Alberto Farías y Gloria Cerrizuela no habrían sido elegidos en asamblea por el voto de los demás asociados, como lo establece la Resolución 3026/06 (ex 2038) y aseguran no haber firmado el acta constitutiva.

Las diferencias entre las firmas reales y las supuestamente apócrifas están a la vista, ambos continúan a la espera de un perito caligráfico solicitado a la justicia en la denuncia penal asentada en la Fiscalía Nº 7 de La Plata.

Jorge Álvarez, gerente de capacitación y fomento de INAES, firma el estatuto diciendo: “Las firmas que anteceden fueron puestas ante mí, conste”. Cuando en comunicación telefónica se le preguntó acerca de este caso dijo que “los papeles fueron llevados con las firmas ya estampadas, que él los recibió confiando en la gente del Movimiento Evita” y que “tenía respuestas para dar ante la Justicia”.

Malversación de fondos

A mediados del 2007 se logra, desde el Consejo de Integración de Organizaciones Sociales, impulsar un convenio con el Ministerio de Educación “Plan Guardapolvo Social” para hacer 600 mil guardapolvos, en tres operativos de 200 mil cada uno. En aquel momento, Manos Libres formaba parte de un grupo de doscientas cooperativas que funcionaban en talleres produciendo para tal convenio. Fue entonces cuando comenzaron las sospechas y el clima de tensión en los talleres de la cooperativa.

Hacia finales del 2007 las dudas de los asociados se hacían cada vez más grandes. En el taller del Polígono Industrial de Berisso, la atmósfera era cada vez más tirante y el dinero de los cobros no correspondía a las horas de trabajo ni a lo que se producía en ese tiempo. La secretaria de Manos Libres, Gloria Cerrizuela y María Belén Espeche (madre e hija) junto a Erica Natalia De Gracia -otra asociada fundadora de la cooperativa- se refirieron a las irregularidades de Manos Libres y el Movimiento Evita diciendo: “A algunos les pagaban mil ochocientos por mes y a otros solamente cincuenta pesos. Pagaban lo que querían y ellos se llevaban la plata porque por la producción que se hacía durante toda la semana, de corte nada más, sin hablar de costura, la producción era de 10 mil pesos por semana, en ese año y medio que estuvimos trabajando. Queremos saber a dónde fue a parar esa plata”.

En la actualidad, sólo quedan dos de los asociados iniciales. Se han incorporado más trabajadores pero nunca se llamó a asamblea, como lo establece el Estatuto, para decidir las suspensiones y las incorporaciones.

Recorriendo los organismos en los cuales está inscripta la cooperativa (IPAC, INAES) se puede comprobar que al día de la fecha figuran como presidente y secretario Juan Alberto Farías y Gloria Cerrizuela. Por lo tanto, la cooperativa para realizar cualquier cobro, necesita de la firma de éstas dos personas que en la actualidad han sido expulsadas de la cooperativa. Aquí se abre un interrogante: ¿Cómo se están cobrando los ingresos de la cooperativa? Cabe aclarar que el grupo de investigación fue hasta el local de Manos Libres en el Polígono Industrial de Berisso y comprobó que la cooperativa sigue produciendo.

“Cuando pedíamos los libros no nos los mostraban. Una sola vez nos mostraron un balance hecho en computadora. Decían que los libros los tenían que llevar al contador, que no los tenía” dijo Cerrizuela, secretaria de Manos Libres.

Cuando los asociados comenzaron a exigir información y a reclamar, fueron separados de manera arbitraria de la cooperativa. Desde la Justicia se ordenó el secuestro de los libros, pero al acceder a los documentos incautados se pudo comprobar que tampoco allí están los balances económicos de Manos Libres. A su vez, si bien tiene la obligación de presentarlos anualmente ante IPAC, allí informaron que al día de la fecha la cooperativa “nunca presentó un balance” aunque ya debería haberlo realizado hace tiempo.

Violación del espíritu cooperativo

Resulta importante destacar que, como su nombre lo dice, Manos Libres es una cooperativa. Sin embargo, ninguna reglamentación que estipula el funcionamiento del cooperativismo fue respetada y muchas veces terminó socavando los valores fundamentales de dichas organizaciones.

En torno a esto, entre otras cuestiones, la Ley de Cooperativas Nº 20.337 que regula las actividades cooperativas en nuestro país desde el 2 de mayo de 1973 establece que: “Artículo 11º: Son derechos de los asociados: a) Utilizar los servicios de la Cooperativa en las condiciones estatutarias y reglamentarias; b) Proponer al Consejo de Administración y a la Asamblea las iniciativas que crean convenientes al interés social; c) Participar en las Asambleas con voz y voto; d) Aspirar al desempeño de los cargos de administración y fiscalización previstos por este estatuto, siempre que reúnan las condiciones de elegibilidad requeridas; e) Solicitar la convocatoria de Asamblea Extraordinaria de conformidad con las normas estatutarias; f) Tener libre acceso a las constancias de registro de asociados; g) Solicitar al Síndico Información sobre la constancia de los demás libros; h) Retirarse voluntariamente dando aviso con treinta días de antelación por lo menos”.

En este sentido, es significativo mencionar que ninguno de los asociados asistió a los cursos que dicta el IPAC sobre funcionamiento cooperativo y pocos de ellos tenían para ese entonces conocimiento acerca de qué era una cooperativa, cómo se constituían y cuáles eran los derechos y deberes de los asociados. Por esta razón, al no estar familiarizados con dicha información sobre el funcionamiento, los objetivos y los valores cooperativistas nunca pudieron hacer valer sus derechos como asociados de Manos Libres.

Ejemplo de algunos de los artículos que fueron violados. Resolución 3026/06 (ex 2038/03) y Ley de Cooperativas Nº 20.337

  • “Comenzamos a trabajar en el 2006. Nosotros éramos del Movimiento Evita, nos llevaban a las marchas, nos decían: `Si luchan la cooperativa va a ser de ustedes´. Éramos doscientos y si no ibas a la marcha te amenazaban con que te bajaban del plan”, afirmó Gloria Cerrizuela. La Irrupción de la Ley de Cooperativas 20.337, en su Art. 7 establece: “no tienen como fin principal ni accesorio la propaganda de ideas políticas, religiosas, de nacionalidad, región o raza, ni imponen condiciones de admisión vinculadas con ellas”.
  • “En realidad siempre vivimos de amenazas, cuando conseguimos la cooperativa nos decían: `acá la cooperativa es del Movimiento, si no te gusta te vas y listo´” dijo María Belén Espeche.  Ante esto, la Resolución 2038 dice en sus artículos 4 y 5 que: Art. 4º: “la Cooperativa excluirá de todos sus actos las cuestiones, políticas, religiosas, sindicales, de nacionalidad, regiones o razas determinadas”. En la última parte del Art. 5º dice que debe: “fomentar el espíritu de solidaridad y de ayuda mutua entre los asociados y cumplir con el fin de crear una conciencia cooperativa”.
  • “A algunos les pagaban mil ochocientos (pesos) por mes y a otros solamente cincuenta pesos. Pagaban lo que querían y ellos se llevaban la plata porque por la producción que se hacía durante toda la semana, de corte nada más, sin hablar de costura, la producción era de 10 mil pesos por semana, en ese año y medio que estuvimos trabajando. Queremos saber a dónde fue a parar esa plata” aseveró María Belén Espeche. La Ley 20.337,  en su Art. 3º dice: “no otorgan ventaja ni privilegio alguno a los iniciadores, fundadores y consejeros”.
  • “Cuando Gloria (Cerrizuela) se fue, él (Mariano Martorelli) me dijo que yo tenía que asumir de secretaria. Yo le dije que por qué no lo elegíamos entre todos, me contestó que tenía que ser yo porque era vocal. Yo no estaba ni enterada de que era vocal. Yo le dije que no iba a ser secretaria y él me dijo que tenía que serlo porque se había pasado dos noches haciendo las actas” aseguró María Belén Espeche. En torno a esto, la ley establece: Artículo 11º: “son derechos de los asociados:  a) Utilizar los servicios de la Cooperativa en las condiciones estatutarias y reglamentarias; b) Proponer al Consejo de Administración y a la Asamblea las iniciativas que crean convenientes al interés social; c) Participar en las Asambleas con voz y voto; d) Aspirar al desempeño de los cargos de administración y fiscalización previstos por este estatuto, siempre que reúnan las condiciones de elegibilidad requeridas; e) Solicitar la convocatoria de Asamblea Extraordinaria de conformidad con las normas estatutarias; f) Tener libre acceso a las constancias de registro de asociados; g) Solicitar al Síndico Información sobre la constancia de los demás libros; h) Retirarse voluntariamente dando aviso con treinta días de antelación por lo menos”.
Anuncios
Categorías:investigaciones
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s