Inicio > investigaciones > Las aguas bajan turbias

Las aguas bajan turbias


Estudios recientes demuestran que el agua de red de la ciudad de Junín, presenta niveles de arsénico superiores a los permitidos por la normativa provincial. Mientras tanto, no se visualiza la implementación de las obras de infraestructura necesarias tendientes a disminuir la contaminación del metaloide.

Por Lucas Delucchi, Matías Di Loreto, Alexis Saez y Pablo Scorsetti

El arsénico es un metaloide de origen natural que puede encontrarse en los suelos ricos en rocas volcánicas y que, al drenar las lluvias y formar las napas, se hace presente en el agua.

En Argentina, la presencia de arsénico en agua subterránea es consecuencia de las características geológicas del suelo. Así, la actividad volcánica de la Cordillera de los Andes tuvo como resultado la conformación de terrenos arseníferos. Esto es lo que los especialistas denominan la “contaminación natural”. Las provincias de Santiago del Estero, Córdoba, Santa Fe y el centro de la provincia de Buenos Aires son las zonas más afectadas, con niveles de arsénico que llegan hasta las 200 partes por millón (ppm).

La localidad de Junín, ubicada en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, a 260 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, es una de las tantas ciudades que se encuentran afectadas por la presencia del metaloide en el agua. Así lo demuestra un estudio realizado el pasado 19 de junio por la bioquímica Luciana Naso, perteneciente al Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIMA) de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata. Sobre muestras extraídas en tres puntos diferentes de la ciudad, se puso en evidencia que el agua de red presenta los siguientes valores: 165 ppm, 150 ppm y 120 ppm. Estos límites sobrepasan los topes propuestos por organismos internacionales y provinciales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece como máximo permitido para agua potable 10 partes por millón, mientras que para el ámbito de la provincia de Buenos Aires, los máximos permitidos son de 50 partes por millón, tal como lo dispone el anexo A de la Ley Provincial Nº 11.820 del año 1996.

Por sus características toxicológicas, el arsénico ha sido calificado como potencialmente cancerígeno. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) lo ha colocado en el “grupo 1” de los elementos productores de cánceres humanos y la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. lo sitúa como el “cuarto de los primeros 54 elementos con mayor potencia para producir cáncer (Grupo A)”.

Leda Gianuzzi es toxicóloga y desarrolla su labor como profesora en la UNLP e investigadora en el Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología (CIDCA). Su análisis es directo: “el tema del arsénico es absolutamente preocupante, uno no sabe qué puede pasar. En 10, 20 ó 30 años, la ingesta prolongada de arsénico puede causar cáncer”.

Ante la evidente potencialidad de perjuicio para la salud, se siguen sumando las voces de especialistas que alertan: “es un problema histórico y es por eso que me parece casi ingenuo que los intendentes y los gobiernos en general traten de ignorar el tema. Hay que buscar soluciones y controlarlas.” La advertencia pertenece a Isidoro Schalamuk, doctor en ciencias geológicas e investigador superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet). En el año 2005, este científico fue el presidente del XVI Congreso Geológico Argentino realizado en la ciudad de La Plata. Allí se presentó un estudio en el que se daba cuenta que 31 municipios de la provincia de Buenos Aires, presentaban altos niveles de arsénico en el agua de red. Este estudio incluía en su nómina a la ciudad de Junín, como uno de los distritos que presentaba los niveles más altos de arsénico. Ante esta comprometedora situación, el intendente Mario Meoni (quien fuera reelecto en su cargo en el año 2007) cargó contra la validez de lo dicho en el Congreso respecto del agua y en declaraciones al Diario El Día dijo: “el problema está, pero lo que trascendió en ese congreso es un disparate. El agua que consumimos no está contaminada. Y alguien se va a tener que hacer cargo de esos dichos irresponsables”.

El espectro mediático incluyó esta estadística en sus agendas y encendió la alarma en la población, que inmediatamente comenzó su reclamo para recibir informes sobre el estado del agua que consumían.

Entrevistado especialmente para esta investigación, Isidoro Schalamuk se refirió a este episodio argumentando que si bien el intendente se enojó con él, nunca lo recibió en su despacho ni le hizo ningún llamado para colaborar, como sí lo hicieron “diputados provinciales y concejales de Junín”. El geólogo, reconociendo las contradicciones de su interlocutor con respecto a la problemática del arsénico, sostuvo que “el intendente sabe obviamente el problema que tiene y se le va de las manos, no sabe cómo solucionarlo”. En el mismo sentido y reconociendo también la falta de políticas tendientes a solucionarla, concluyó: “yo creo que está bien, no hay que alarmar, pero hay que mostrar acciones. Lo que no se puede hacer es desentenderse del tema”.

Según el balance del presupuesto presentado por la Municipalidad de Junín para el período transcurrido desde el 02/01/07 hasta el 31/12/07, se destinó para la “revalorización de espacios públicos” $15.400.000, frente a los $2.480.000 que se otorgaron a Servicios Sanitarios y $2.800.000 a Salud, sobre un total de $79.445.000, del presupuesto del 2007. Un primer análisis de estos datos da cuenta de las prioridades que la Municipalidad tiene a la hora de destinar sus fondos. La categoría “revalorización de espacios públicos” contiene actividades tales como: “plantación de árboles, parquización de plazas y poda de árboles”. El desarrollo de estas actividades es importante para la ciudad pero existe un problema latente que, si bien es reconocido por el municipio como presente desde hace años, el dinero que requerirían obras paliativas de la situación sigue sin asignarse, tal como lo afirman los especialistas consultados.

La dirección de Obras Sanitarias y Servicios Públicos -organismo municipal encargado de la prestación del servicio- a través de su portal en Internet, hace su interpretación de los reclamos que la sociedad de Junín esgrimió cuando el arsénico volvió a causar miedo: “en los últimos años esta Dirección había sufrido una fuerte campaña de desprestigio, protagonizada por distintos sectores políticos que buscaban su privatización. Con los medios de comunicación de su lado, crearon pánico en la sociedad sosteniendo que el agua provista por el servicio contenía altos valores de arsénico”. Con este concepto, las medidas tomadas por el gobierno de Junín fueron más tendientes a corroborar el estado de situación que a proponer soluciones a largo plazo, teniendo en cuenta la naturaleza del problema y su posibilidad de manifestarse en la salud de la población tras una exposición prolongada al tóxico.

Así, la Dirección de Obras Sanitarias llevó a cabo acciones tales como: trabajar junto a la cátedra de Hidrogeología de la UNLP para analizar el agua, crear “la figura de inspector de obras domiciliarias y externas”, informatizar el servicio “incorporando el hardware y software para adaptar a la dirección a las nuevas demandas de los vecinos” y “capacitar al recurso humano para hacer frente a las nuevas tecnologías incorporadas, tales como el sistema de información geográfico integrado para la gestión de Obras Sanitarias Municipales”. Dichas acciones evidencian la falta de políticas tendientes a solucionar la problemática del arsénico, para así poder enmarcarla y ajustarla a los límites que se disponen a nivel provincial (Ley 11.820).

Existen varios métodos potabilizadores que eliminan el arsénico del agua. Tanto a pequeña escala, como los que trabajan con poblaciones más densas. En el primer caso, la doctora Marta Litter, investigadora de la Comisión General de Energía Atómica (CNEA), desarrolló un método que consiste en poner a la luz una botella de plástico con un litro de agua. A ésta se le adiciona un clavo que tiene hierro, y unas gotitas de limón. Por la acción de los rayos ultravioletas se va a formar un precipitante que luego de colar el agua, ésta queda sin arsénico.

A gran escala pueden mencionarse dos mecanismos para atenuar el nivel del tóxico en el fluído de consumo humano. La técnica de Osmosis Inversa consiste en la separación de solutos disueltos por la aplicación de presión a través de una membrana semipermeable. Por otro lado, en la UNLP existe una técnica desarrollada por Irma Lía Botto, en la que se utiliza arcilla ferruginosa para decantar el arsénico presente en el agua. En este procedimiento se utilizan dos tanques, uno para el proceso de filtrado y el otro para contener el agua purificada. En este último caso, el método es económico y además se desarrolla en la misma Universidad a la que el municipio en su momento consultó para analizar el agua que circula en el sistema de red.

Vacío legal

Como si esto fuera poco, además de que la problemática no es abordada en su dimensión real, esta situación convive con un vacío legal que se desprende de la letra de la Ley 11.820. Esta establece en primer lugar la desregulación de la prestación de los servicios públicos con el fin de privatizarlos. A partir de ese momento, el Organismo de Control de Aguas de la Provincia de Buenos Aires (OCABA), pasó a regular a las empresas privadas y a aquellos prestadores que respondían directamente al gobierno provincial. El vacío legal aquí referido, se produce respecto a aquellas prestatarias que funcionan dependiendo de los municipios. Este sería el caso de Junín. La particularidad de esta situación es que ante alguna irregularidad, es la correspondiente Dirección de Obras Sanitarias la que debe pedir el contralor del OCABA.

Para las empresas privadas y provinciales, el OCABA actúa de oficio. Pero cuando el prestador del servicio es el Municipio, tal como se afirma desde el Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos y Vivienda, “el poder o el control sobre el servicio lo tiene el Municipio y es el que tiene que controlar las inversiones, la calidad del servicio y las tarifas”.

Anuncios
Categorías:investigaciones
  1. 25/02/2011 en 1:11

    Felicitaciones. Aún sigue el problema y la municipalidad cree solucionarlo con más pozos de extracción. Si el agua se saca a mayor profundidad el nivel de arsénico aumenta. Si se extrae a menor profundidad, disminuye el nivel de arsénico pero aumenta el de nitritos por la contaminación de las napas por los pozos ciegos existentes. Hay un método muy sencillo de eliminación del arsénico, además a un costo irrisorio, que fue presentado a la municipalidad en las dos gestiones, Abel Miguel en 1999 y a la de Mario Meoni a poco de iniciarse. Sin embargo no prosperó, tal vez porque quien diseñó el sistema es un obrero militante del Partido Comunista. En el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Junín (SOEMJ) lo están instalando ahora para entregar agua con niveles de arsénico 0,01 mg/l. a los hogares más humildes y a través de las Sociedades de Fomento.

    Saludos cordiales: Luis.

  2. Romina
    16/12/2010 en 4:18

    Hola chicos la verdad que esto es una realidad!!!! Yo soy de la ciudad de Nueve de Julio una ciudad a 100 km de Junin; y la gente de 9 de julio tiene casi el 80% de arsenico en el cuerpo!!!!! hace mas de 30 años que pasa esto y nadie da una solucion!!!!! Recien en cqc pasaron un informe de este tema en 9 de julio y me acorde de la tematica porque curse con ustedes PDI, y recuerdo el día que presentaron el tema, se los tiro abajo el titular porque era imposible corroborar esto sino era ante escribano que justifique que el agua era de ese lugar!!!! valoro el esfuerzo de haber seguido con la tematica y que se haya publicado, no solo en este blog sino también que su tematica la haya tratado un programa como CQC que lo miran muchos Argentinos!!!!!
    Los felicito!!!!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s